Contactar
¿Curiosidad? ¿Preguntas? ¿Sugerencias?

 

info@carlotacaceres.com

Black Box Music

Black Box Music está escrita para solo de percusión, caja amplificada, 15 instrumentistas y video. El escenario y el instrumento son lo mismo: la caja negra, el tradicional teatro con telón, utillaje y luces. Este instrumento porta en su interior una cámara y 7 micrófonos. La señal de la cámara se proyecta en una gran pantalla enfrente del público y la de los micrófonos es difundida en el espacio a través de los altavoces que rodean el público.

 

Black Box Music explora la relación entre los sonidos y los movimientos que generan esos sonidos. De esta manera, la pieza demuestra que la música no debe ser entendida exclusivamente desde el fenómeno auditivo sino que puede ser visual y contextual en donde el sonido forma parte intrínseca de las acciones que lo producen.

Simon Steen-Andersen le da la vuelta a las tradiciones crítica y humorísticamente haciendo que el público sea literalmente el centro de lo que está pasando. Por un lado, el solista interpreta la pieza con sus manos dentro de la caja, pero en lugar de usar marionetas dirige al ensemble, gestos como (fuck, piedra/ papel/tijera, teléfonos, cuernos, criaturas parlantes y otros variados y reconocibles gestos); usa diapasones, gomas elásticas… Además de dirigir, el solista asume otros roles que funden los límites entre la dirección y el teatro de títeres, no sabiendo cuando una cosa comienza y la otra termina.

 

Por otro lado, los músicos están divididos en tres grupos cumpliendo una función doble: siguen las indicaciones del director (o no) y crean la imagen sonora de los eventos que están sucediendo en el interior de la caja negra. Para ello se disponen detrás y a los lados de los asistentes. La duración total de la pieza es de 32 minutos y se distribuyen en: – OVERTURE – DISAMBIGUATION – FINALE

X